A buen entendedor, pocas palabras bastan